Cuando un cachorro llega a casa

La primera pregunta para mí es:

¿Cuándo un cachorro está preparado para separarse de su madre?

Empezaré por nombrar cuando NO, y es al cumplir las 8 semanas. En este momento del desarrollo del cachorrito sucede el primer período de miedos, cómo lo viva influirá en su equilibrio emocional y capacidad de gestión en las etapas futuras. Para superarlo con éxito, necesita sentir el respaldo y la seguridad de mamá, esto sumará a favor de ser un cachorro valiente, curioso y capaz de gestionar situaciones con más calma. Así que, sí o sí, dejaremos pasar unos días una vez cumplidas las ocho semanas antes de volvernos a plantear separarlo.

Una vez superemos esta etapa, convendría dejarlo con su mami de 2 a 4 semanas más. Es en este periodo, entre sus 10-12 semanas, es cuando con más probabilidad el cachorro está preparado para caminar una nueva vida y adaptarse a una nueva familia, su nueva referencia de seguridad.

Por supuesto es muy importante las experiencias que ya ha vivido con su familia y cómo se tratara su estimulación física y mental hasta este punto, pero ahora vamos a tratar qué tener en cuenta para hacerle una fácil adaptación a su nuevo grupo familiar, nosotros.

Necesidades básicas:

 

Agua, fresca, abundante y SIEMPRE disponible. ¡¡Imprescindible para su salud!! 

Comida. Se le proporcionará 4 o 5 veces al día, progresivamente él irá regulando y dejando comida en las tomas.

Descanso. Cuanto, cuando y donde quiera, proporcionándole una sensación de seguridad y evitando todo lo posible interrumpirle en su descanso. Es importante no dejarnos llevar por la emoción de querer que venga todo el mundo a verlo y mucho menos llevarlo a todos sitios con nosotros para enseñarle al mundo lo bonito que es nuestro cachorro y lo felices que estamos con él. Como bebé que es, necesita tranquilidad, seguridad y dormir muchísimas horas para su óptimo desarrollo físico y emocional. Así que tengamos paciencia y limitémonos a enseñarlo en fotos y vídeos al mundo entero si queremos. Para este óptimo y necesario descanso es de vital importancia para el cachorro sentirse seguro, al abandonar la seguridad de la que ha sido su familia hasta ahora, sentirá la necesidad de tener un referente de seguridad nuevo para entregarse por completo al sueño y que éste sea reparador y de la calidad necesaria para su desarrollo. Si el cachorro se siente solo, velará por su seguridad, manteniendo la vigilia todo lo posible por si necesitara huir. Esto se traduce a que, si no tenemos un perro adulto con el que cree este vínculo, siempre estará con uno de nosotros, preferiblemente proporcionándole contacto físico, es decir, durmiendo pegado o encima nuestro. Recordemos que ahora es tan solo un bebé y lo necesita, si se lo permitimos, él mismo irá desapegándose, buscando sus espacios y autonomía. Como sucede con el resto de las especies, si tenemos la información para observar y apoyar este proceso, sucederá, pero mientras necesita de nosotros para dormir, cuanto, cuando y donde quiera para procurarse su óptimo desarrollo. Si no tiene la calidad de sueño necesaria se pondrá en riesgo su salud física y emocional, siendo determinante en esta etapa para desarrollar sus capacidades en la edad adulta. 

Seguridad. Bajo ningún concepto el cachorro debe pasar miedo y somos los responsables de acompañarlo a que esto no suceda y al desarrollo de su confianza.  Los retos y situaciones que va a ir conociendo como parte del cotidiano deben de ser presentados de forma progresiva. Retos que pueda gestionar sin llegar a la sensación de miedo, esto irá reforzando su autoestima y seguridad en sí mismo. Lo acompañaremos a que él mismo sea el que se enfrente a nuevas situaciones, asegurándonos de que siempre tiene opciones para elegir (acercarse, oler, huir) y siendo nosotros un referente de confianza y seguridad aunque sea simplemente por nuestra presencia en estos momentos de aprendizaje. Nunca debemos obligarle a ver, hacer o acercarse a algo que muestre resistencias, si lo dejamos elegir, probablemente sea él que, por su innata curiosidad, termine acudiendo para explorar.  Si esto se da, estamos apostando por un adulto seguro de sí mismo y con una capacidad de gestión buenísima, en definitiva, estaremos acompañando al perro a ser un adulto equilibrado.

Salud. Importante observar y asegurarnos de que el cachorro está en su estado óptimo de salud. 


Una vez ya tenemos claro estos puntos, podemos comenzar a acompañarlo en su cotidiano y a crear ese perro equilibrado que queremos. 

 

Los cachorros por naturaleza son curiosos, exploran un mundo en el que todo es nuevo y divertido de conocer, es esta una de las mejores herramientas que tenemos para hacer de él un perro equilibrado, déjale ser curioso e investigar, morder, tirar y sacar lo que quiera. Ahora todo es digno de explorar y es lo que toca en esta etapa, la cual terminará. Si hay algo que no quieres que explore bien porque sea peligroso para él o porque sea susceptible a romperse y no quieres, es conveniente no dejarlo a su alcance. Como herramienta para evitar una conducta o que curiosee algo que no queremos, podemos usar una llamada y/o distraerle para cambiar el foco de su atención, nunca lo asustaremos, reñiremos o tiraremos de él para evitarlo, esto apoyará a una sensación de inseguridad y miedo a explorar, algo totalmente opuesto a lo que queremos de él. Necesitamos su curiosidad para apoyar el desarrollo de su equilibrio.

A partir de las 8’5 semanas empiezan a tener capacidad de aguantar el pis, aunque no por mucho tiempo. Si tienen un espacio donde hacerlo alejado de su espacio de comida, descanso y juego, acudirán ahí, son limpios por naturaleza. Si no lo tienen disponible para acudir por sí mismos, debemos proporcionarle este espacio después de comer y beber, de jugar y de dormir, después de hacer cualquier cosa. Poco a poco, veremos como va disminuyendo esta necesidad y ellos van aguantando. Nunca debemos reñirle por hacer pis o caca en un lugar que no consideremos adecuado, lo único que conseguiremos es que se esconda de nosotros para hacerlo, ya que hacerlo en nuestra presencia es peligroso y reñirlo cuando ya está hecho no tiene ningún resultado positivo y estaremos atentando contra su percepción hacia nosotros de seguridad y confianza. Esta conducta de esconderse para hacer sus necesidades o cuando entramos en el lugar donde las hizo juega en nuestra contra en el terreno de la educación y el vínculo.

 

Con respecto a los paseos:

 

Existen diferentes visiones sobre la cantidad y forma de los paseos. Es importante proporcionarle al animal un ejercicio físico adecuado y ésto no significa mucho, si no adecuado a su edad, capacidades y raza. El exceso de ejercicio físico trae problemas físicos y emocionales a cualquier edad, a esta edad además tenemos a un perro en pleno desarrollo muscular, óseo y emocional. Por esto es por lo que hay que informarse bien de sus necesidades particulares para proporcionarle lo necesario y no crear problemas.

Una pauta por la que podemos guiarnos teniendo en cuenta valorar la particularidad de cada uno es sacarlo a la calle a partir de los 3 meses, hasta aquí, todas sus experiencias y estimulación estarán en el hogar. Es a partir de aquí cuando empezaremos a acompañarlo a explorar fuera y no más de 10-15 minutos cada día. Sumaremos 5 minutos por mes de vida.

El material de paseo es muy importante, el cachorro no tiene autocontrol y se puede emocionar fácilmente con cualquier cosa, por esto es muy importante llevarlo con un arnés bien ajustado evitando por todos los medios el collar. Tenemos al otro extremo de la correa unas cervicales y unos músculos en pleno desarrollo y el collar puede producir daños irreversibles (leer más).

En los paseos seguiremos teniendo muy presente dejar al animal que explore a su ritmo y asegurarnos de que siempre pueda elegir qué, cómo, cuándo y cuánto explorar algo, siendo nosotros testigos, acompañantes y referentes de seguridad de su conocimiento progresivo del nuevo mundo que se le presenta. Con la misma progresividad que crece y se desarrolla, nos ocuparemos de proporcionarle retos nuevos: lugares, objetos, personas, animales… Es importante y conveniente sacarlo así de espacios de seguridad cotidianos siempre y cuando sea progresivo, valorando también la progresividad del tiempo de exposición a estos eventos, siendo muy cortitos al principio. La clave está en asegurarnos de que lo resolverá con éxito, reforzando su confianza y acompañando al cachorro a ser un perro adulto valiente y seguro.

Las actividades que debe hacer un cachorro quedan reducidas a conocer paulatinamente el mundo que le rodea, asegurándonos que usa mayoritariamente para ello su herramienta más poderosa, la nariz, pudiendo estimularlo jugando a esconderle juguetes o golosinas, mejor que a perseguir pelotas o tirar de cuerdas, juegos nada recomendables por la gran tendencia a usarlos en exceso y los problemas que esto puede generar.

Una actividad muy recomendable que podemos proporcionarle con cierta frecuencia es conocer a un perro adulto y equilibrado. Lo de jugar y conocer cachorros es también necesario y nutritivo, pero debemos gestionar nosotros el tiempo por su bien ya que, como buenos enanos, sus capacidades de autorregularse son limitadas. Si además de nosotros hay un perro adulto, mejor aún, apoyará la adecuada gestión en los juegos. Si lo observamos, veremos como media para separarlos en alguna ocasión, quizá a esta señal del adulto, sea el momento conveniente de dar por finalizado el juego y pasar a otra cosa más calmada, como búsqueda de premios o incluso pasear solos y tranquilos hasta casa.

Estas cosas son una base de lo que hay que tener presente en su llegada a su nueva familia, tu familia. 

Espero de corazón que sean útiles para acompañaros en un compartir y convivir divertido, enriquecedor y amoroso para tu familia humano-canina.

Recuerda que si quieres puedes con(tac)tar conmigo a través de los diferentes servicios.

También puedes hacernos partícipes de tu convivencia perrúnica compartiéndote con nosotros en nuestra página de Facebook.

¡Seguimos caminando para aprender y compartir!

¡Gracias por contribuir a creer y crear MásCotas de Amor!