Alimentación Natural o BARF

La alimentación BARF es una dieta pensada y estudiada para ser lo más respetuosos con la naturaleza de nuestros perros. Pensemos por un momento qué es lo que comen los perros en un hábitat salvaje. Por lo general, pequeñas presas, de ahí que el mayor porcentaje de la alimentación sean huesos carnosos y carne, complementada de pequeñas cantidades de vísceras, cereales, verduras y otros complementos. Es cierto que estamos hablando de perros domesticados, pero su sistema digestivo y organismo siguen siendo esa herencia del perro salvaje y mantiene en gran medida necesidades que mediremos según actividad diaria de cada individuo. Antes de que dejes de interesarte y de leer sobre este tipo de alimentación, quiero tocar un punto interesante, los mitos y creencias que rondan sobre esto.


Hará que mi perro sea más agresivo y salvaje

 

Alimentar a un perro con una dieta equilibrada sólo puede afectar a la química del cerebro de una manera positiva. Un perro puede desarrollar problemas digestivos debido a comer demasiados granos y la falta de hidratación adecuada en su dieta. Los problemas digestivos afectan la química del cerebro, que es el factor principal en el comportamiento además de el entrenamiento y otras circunstancias externas. Un perro no se dará cuenta de que la carne está cruda en vez de cocida y se convertirá de repente en un perro salvaje. Su perro será capaz de tolerar mejor el estrés y será más receptivo a la formación. Por lo tanto, será mucho menos propenso a la agresión. Lo único que podría pasar en algunos casos que pudiéramos interpretar como agresividad es una conducta más intensa de protección de recursos, es decir, que al comer algo tan exquisito quiera asegurarse de que no se lo va a quitar nadie. Quiero recalcar que es to NO ES AGRESIVIDAD Y MUCHO MENOS DOMINANCIA. (Leer más)  Si le sucediera esto con su perro consulte a un educador canino, puede que sea más fácil de lo que piensa si sigue unas pautas que incentiven la confianza y el vínculo con su perro.


Los parásitos y bacterias harán que mi perro se enferme

 

El corto sistema digestivo de un perro está diseñado para digerir las bacterias y parásitos que viven en la carne cruda. El alimento viaja a través del colon muy rápidamente, dándoles energía óptima. Los seres humanos son incapaces de tolerar estos parásitos y bacterias, porque nuestro tracto digestivo es mucho más largo que el de un perro. Un perro responde bien a la humedad y a la alta cantidad de nutrientes en la carne, como sería en la naturaleza.


Los perros domesticados no son capaces de tolerar los alimentos crudos como los perros salvajes.

 

Muy poco ha cambiado en la digestión de los perros al ser domesticados. Su perro es sólo una versión domesticada de un perro salvaje. La alimentación BARF les da los nutrientes y la composición de los alimentos que mejor se adapte a sus necesidades físicas.


Mi perro se ahogará con los huesos crudos

 

Los huesos de carne cocida son mucho más peligrosos para los perros que los huesos crudos. Los huesos cocidos se pueden romper con facilidad y pueden astillarse aumentando el riesgo de que su perro se ahogue. Un hueso crudo con su carne no es peligroso, hace que el perro tenga que trabajar para poder comerlo, haciendo un ejercicio físico orgánico para su especie. Ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes y elimina la placa, reduce la incidencia de enfermedad de las encías y el mal aliento. resultado, una boca sana durante mucho más tiempo.


Un alimento crudo le provocará alergias a mi perro

 

Algunas carnes pueden causar alergias en los perros, pero no todas las carnes. La comida enlatada y croquetas contienen carne de cualquier forma. Los alimentos crudos contienen a menudo carnes que tienen menos probabilidades de causar alergias. Un perro es mucho más propenso a desarrollar alergias a granos, soja y maíz que a la carne. Sabiendo además que tendremos total conocimiento de lo que come, más control y confianza en el caso de que presente alergias a algún alimento, sólo tendremos que observar y suprimirlo.

Ya hemos ido nombrando varios beneficios desmitificando creencias. Para mí la base es que se trata de la alimentación que más respeta su naturaleza, por lo tanto, la más sana para ellos. Estos son algunos beneficios  fisiológicos y consecuencias emocionales.


Más brillo en el pelo y aliento fresco debido al equilibrio nutricional.

 

Disminuye el olor corporal y la de sus heces, estas además serán más compactas y pequeñas, lo que quiere decir que el cuerpo elimina menos alimento, aprovechando mayor cantidad de él.

Mordiendo los huesos mantendrá sus dientes limpios, sanos y fuertes, sin placa y sin mal aliento.

Mayor desarrollo de la musculatura y disminución de la grasa corporal.

En animales con problemas de articulaciones se comprueba un alivio bastante significativo.

Los beneficios a nivel físico influyen en el bienestar emocional del animal, por lo tanto su conducta también se verá modificada y apoyará los procesos de cambios de conductas.

  Además, es súper rico tener cada día comidas sabrosas y que varían su sabor a diferencia del aburrido pienso.


Alimentación natural o piensos

 

El pienso es un producto creado para nuestra comodidad. Claro que es mucho más cómodo abrir una bolsa, servir y cerrar. Sólo ocuparnos de la ración diaria y de comprar cuando éste se esté acabando. Está pensado para añadir un equilibrio alimenticio en cada grano que el perro ingiere, para el organismo es complicado sacarle todo el rendimiento a los nutrientes a la vez. Si pensamos en los beneficios que aporta la alimentación natural veremos que entre ellos las probabilidades de visitar al veterinario disminuyen ya que serán animales mucho más sanos.  ¿Y si les dijera que es más barato que el pienso?

Aquí les dejo un  video de cómo se elaboran los piensos. No es nada tan desagradable, pero sabemos que al cocinar los alimentos éstos pierden gran parte de sus propiedades, que el organismo no puede asimilar todos los nutrientes a la vez y aprovecharlos, que el sabor y la textura siempre es lo mismo…  Con la dieta natural los alimentos son mucho más nutritivos, agradables y al organismo aprovechar más todo  uno de los resultados es menos cantidad de heces y más compactas.

Por otro lado, si igualmente te decides por el pienso, fíjate en la tabla de ingredientes, que el primero sea la carne de la que se compone, (pollo, cordero…), si no va acompañada de otra palabra ni está en paréntesis es un pienso de buena calidad.


Qué necesito y de qué manera me puedo organizar

 

Pensando entonces en su alimentación natural, sabemos que se alimentan de pequeñas presas. Esto se traduce en un 60% de huesos carnosos, un 5% de carne y pescado, un 10% de vísceras, un 20% de verduras y frutas y un 5% de cereales, (porcentajes aproximados). Además de complementarlo con algo de frutos secos, queso fresco, yogur natural, hierbas, aceite de oliva, huevos…. ¿ Te parece mucho lío?  Ya verás que no es para tanto. Para esto existen unas tablas con las que te puedes guiar e ir anotando cosas según el peso del perro, una vez lo hagas unas cuantas veces ya lo harás casi “a ojo”.


Si te has decidido en probar.

 

Primero contacta  con alguien con experiencia. Lee e infórmate más, hay  lugares en internet donde puedes compartir dudas, experiencias, recetas y trucos. Hay perros que durante el proceso de cambio pueden presentar algunos “desarreglos” en su digestión y heces, esto puede ser debido a que su organismo esté haciendo una limpieza y una adaptación. Por supuesto te invito a que observes al animal, hables con otros propietarios con experiencia y consultes con algún veterinario que esté familiarizado con esta alimentación.

  1 comment for “Alimentación Natural o BARF

  1. MásCotas de Amor
    19 noviembre, 2016 at 21:05

    “Tengo un bulldog inglés de 3 años y lo alimentaba solo con un pienso comercial conocido y caro especial para Bulldog. Esta raza es muy delicada y siempre estuvimos acostumbrados a verlo con constantes infecciones en los oídos y las patas, y alergias en la piel (seca y escamosa). Además de tener que controlar las cantidades para que no tuviera sobrepeso. Habíamos probado una serie de medicamentos y champús, pero todos los tratamientos eran muy puntuales y cuando terminaba el periodo de medicación, todo volvía a lo que era antes… Estábamos hartos ya de tanta medicación y corticoides, así que Alba nos recomendó empezar con la alimentación natural. Empezamos con la dieta natural de exclusión (carne + vegetales cocidos) y poco a poco cambiamos a la dieta cruda BARF. Todo esto bien asesorados con una veterinaria con conocimientos sobre esta dieta. Al preparar la comida de mi perro en casa, tengo un control total de lo que incluye en la comida y de dónde provienen esos ingredientes. En muy poco tiempo (empezamos a principios de Septiembre) su pelo está brillante, el peso perfecto y tiene un montón de energía, incluso se volvió más activo!
    Camila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *